Semillas variadas y adaptadas al cambio climático.

Con la entrega de 5 variedades de semilla, que se adaptan a las condiciones climáticas de la zona seca, variedades criollas mejoradas, las cuales son manejadas por las instituciones del ámbito agropecuario del país, como: chiltomo de la variedad tres cantos, tomate, pepino de la variedad Dosher, pipián de la variedad cuello de garza, Ayote de la variedad Carreta, se pretende la implementación de almenos 85 huertos agroecológicos, con la participación de 66 mujeres y 19 hombres de las asociaciones de productoras y productores de Somotillo, Villanueva y Quezalguaque.

 

Los huertos también, incluyen el establecimiento de un área de frutales por lo que se distribuyeron 975 plantas de las variedades naranja dulce criolla, injerto de limón criollo, injerto de mandarina e injerto de mango Tomy, entregadas a 97 productoras en total, quienes recibieron en promedio 10 plantas.

Las ventajas de los frutales injertos es que llegan a la producir en un tiempo más corto de 3 a 4 años según su manejo, a diferencia de los 5 a 7 años que se deben de esperar con frutales no injertados. Un limón criollo injerto, con manejo pueden producir de 4,000 a 5,500 frutos en cada cosecha, lo que significa un considerable ingreso en la economía de las familias productoras.

Para contribuir y facilitar la implementación de los huertos, las asociaciones recibieron un kit de herramientas e insumos, como carretillas, palas, azadones, piochas, tijeras de jardinería para podar entre otras, que permiten realizar los trabajos de manera eficiente y lograr un mejor manejo de los huertos, para un rápido y mejor desarrollo.

Banco de semillas comunitarios.

Como parte del proyecto Soberanía alimentaria y ejercicio de derechos de las mujeres, se contempla, además, la implementación de bancos de semillas comunitarios, con el fin de rescatar las semillas criollas y convertir a las asociaciones de productoras y productores en centros de abastecimiento para las comunidades vecinas, garantizando el acceso y la calidad de las semillas.

Entre las semillas entregadas se encuentra la de maíz NB6, esta variedad de maíz mejorada por el INTA, ha sido acriollada; esto significa que la semilla se ha sembrado por varios ciclos y se ha cruzado con variedades criollas de maíz de ciclo corto produciendo en mejor tiempo, lo cual es una ventaja ya que disminuimos los días a la producción, normalmente el ciclo de maíz NB6 es de 115 días a la cosecha, acriollado se reduce a 90 días. Los rendimientos de esta variedad andan por los 50 a 60 quintales por manzana, lo cual supera a las variedades criollas que andan entre 20 a 30 quintales.

El banco de semillas también incluye el cultivo de frijol Alacin, una leguminosa que se caracteriza por ser un fijador de nitrógeno al suelo, que tiene como objetivo mejorar el suelo a través de la incorporación de los residuos que quedan después de la cosecha. si se aprovecha para este uso, disminuimos el uso de fertilizantes inorgánicos como la urea y completo. Otra ventaja del frijol abono es que se utiliza como alimento, en la dieta de las familias productoras, en otros casos es utilizada como ingrediente para la elaboración de concentrados para ganado mayor y menor.