¿Cómo aman los hombres y las mujeres? ¿Dónde viene lo que se del Amor?, son algunas de las preguntas con las que se inició en encuentro, un espacio de reflexión sobre el “amor” el amor romántico, donde las participantes pudieran hacer un análisis más profundo sobre la socialización cultural que hombres y mujeres han vivido sobre el Amor, cuestionar los principales mitos y construir desde el respeto y la libertad, nuevas alternativas frente al amor romántico.

“Estamos en la misma cultura, pero siempre a los hombres le han metido su rol social, le han dicho que las mujeres tienen que ser siempre dominadas, es decir ellos no pueden meter sus sentimientos solo las mujeres, somos diferente en lo biológico, pero somos iguales”. Expresaba una de las participantes, al momento de analizar como la violencia ha sido el común denominador en muchas de las relaciones, donde las mujeres son más dispuestas a la entrega y sentimientos, haciéndolas vulnerables.

Después de realizar una serie de ejercicios, ver videos y hasta leer detenidamente la letras de canciones como “La media Naranja” Para las participantes no es difícil identificar que los aprendizajes entre hombres y mujeres sobre el amor, son completamente distintos, por un lado el hombre, se caracteriza por mantener una distancia emocional con las mujeres y entre los hombres mismos, el amor como debilidad. En cambio, la mujer es mandada a sostener el núcleo familiar, a retener a su pareja, a cuidarla a sacrificarse por el amor y expresarlo abiertamente.

Detrás de muchas de las historias de “amor” que se conocen, desde los cuentos de hadas, películas y telenovelas, que circulan diariamente en medios de comunicación y redes sociales, se esconden muchas  expresiones de violencia psicológica y económica; de ahí la importancia del reconocimiento del Amor Romántico como práctica de violencia machista, como un primer paso para evitar la violencia.

“El Amor no es posesión, no es control, no es exclusividad. El amor se basa en el respeto por los deseos de una y de la otra persona. Somos seres completos, no existe la media naranja, en la vida tenemos muchos amores, de manera que la media naranja también es una estafa que nos hace ver como seres incompletas e incapaces”. Expresaba María José Díaz, facilitadora del encuentro, como parte de las reflexiones finales, en el Foro, donde participaron 35 adolescentes mujeres  que integran el grupo “Brujas mal Portadas; mujeres en Libertad”,