“… Cuando él me violó, apenas tenía 12 años. Me sentí morir, no tenía ganas de seguir viviendo y mi mamá no sabía nada…”, es la frase de portada en el informe Embarazo Impuesto  realizado por el Movimiento Contra el Abuso Sexual.

Dicho informe se presentó en la Cámara de Comercio de Chinandega donde estudiantes de secundaria,  colegios religiosos, universidades y sociedad civil, conocieron detalles de las investigaciones y la problemática social de las violaciones sexuales en niñas madres de Nicaragua menores de 10 años.

Lorna  Norori Gutiérrez,  coordinadora Movimiento Contra el Abuso Sexual, presentó el informe y expresa que  “Las niñas dejan su vida. No dejan de ser niñas.  Dejan de sentirse niñas porque les imponen responsabilidades como la maternidad forzada a causa de violaciones que en la mayoría  de las entrevistadas sufrieron entre 3 y 5 años de abusos”.

El informe inició en el año 2014  con investigaciones y entrevistas a niñas madres de Isla de Ometepe, Rivas y Bilwi. El procesamiento de datos  del 2015 al 2016 se sistematizaron las experiencias de 15 niñas- madres y fue hasta inicio del 2017 que  concluyeron con la publicación escrita.

Vielka Reyes, de 21 años de edad y estudiante de III años de Enfermería en UCAN-Chinandega, realiza prácticas profesionales n hospitales y recuerda que ve llegar a las niñas solas. Son niñas obligadas a aceptar que son madres. La mayoría no piensan en superarse y que las instituciones deben priorizar campañas para reconocer a un abusador.

La Asociación para la Sobrevivencia y el Desarrollo Local (ASODEL)  convocó a nivel departamental para conocer la publicación y espera reunir a más pobladores en las plazas públicas para hacer llegar el mensaje.