El abuso sexual por parte de un adulto, sea este licenciado, ingeniero o no, hacia un niño, niña o adolescentes constituye una de las formas de maltrato infantil más difíciles de concebir como un hecho posible, especialmente cuando ocurre al interior de una familia y el abusador resulta ser el padre o un familiar cercano, y se vuelve más complejo cuando la misma familia defiende al abusador y castiga a la persona abusada.

Por lo antes mencionado, en el segundo encuentro con docentes se abordaron las causas del abuso sexual, no para dar un respuesta absoluta, sino para reflexionar sobre los imaginarios de las mismas causas que las y los docentes pudieron identificar, al mismo tiempo cuestionarse la responsabilidad como padres de familia al cuido de sus hijos e hijas, y a la vez reflexionar en la pedagogía y metodología que estamos o no utilizando en las aulas de clases para hablar de este tema.

Una participante menciono que ¨el abusador sexual debe de ir a la cárcel sea quien sea, porque es un delito que se debe de castigar con el peso de la ley y no me importa si es mi hermanó o mi sobrino, no podemos quedarnos calladas¨

Durante el encuentro salieron a luz diferentes casos de abuso sexual que había escuchados y se menciono la importancia de no callar y de superarlo, y de seguir participando en la continuidad del proceso con docentes de las escuelas primarias de Chinandega.