Cinco años después de que se conformaron las primeras cuatro redes juveniles municipales del departamento de Chinandega, y a un año del nacimiento de otras cuatro redes, es pertinente recorrer el proceso vivido por las y los jóvenes que han sido parte de estas iniciativas, resaltando la forma en que han trabajado, los encuentros y desencuentros a nivel personal y colectivo, el acompañamiento que han tenido y los aprendizajes que esta experiencia está dejando en la vida organizativa de la juventud y en el contexto político de 11 municipios donde se han desarrollado estas iniciativas.