Autor:

Francisco Javier Mayorga

El clima refrescante, lo verde de las montañas y el majestuoso paisaje de Jinotega, fue el escenario del Campamento Evaluativo de la red Voces del Presente. Un total de 100 jóvenes que integran las redes en los municipios de Villanueva, El Viejo, El Realejo y Chinandega participaron en lo que se podría decir el evento más esperado del año.

El frio del Campamento Vida Joven fue el primero en recibir a los visitantes de las cálidas tierras de occidente, la temperatura del lugar, no mayor de 10 grados centígrados, ponía a temblar a cualquiera, por lo que salieron a relucir, chaquetas, bufandas, suéteres, y todos los accesorios para soportar los vientos helados.

La primera etapa del campamento estuvo a cargo de la junta directiva de la Red Voces del Presente, quienes definieron las reglas a seguir durante los tres días que estarían en el lugar y quienes evaluaron las estrategias y logros de las redes durante este año.

Al  día siguiente  la jornada inicio temprano, y el frio no fue impedimento para quienes tuvieron valor de cruzar la laguna en el salto peligroso o bien, remar en cayac. Algunos tuvieron la mala suerte de probar la temperatura del agua a casi 8 grados centígrados, una buena prueba para iniciar el día.

Entre dinámicas, juegos y actividades culturales, la Red de Jóvenes fue avanzando en el proceso evaluativo. Los diferentes espacios de Vida Joven permitían un adecuado escenario para la reflexión y el intercambio de experiencias entre los miembros de cada una de las redes de los diferentes municipios.

Es evidente la capacidad organizativa de las redes, la coordinación entre sus miembros ha permitido alcanzar procesos participativos de mucha relevancia en sus municipios. Aunque el crecimiento no ha sido igual en cada uno de los grupos, posiblemente debido a las realidades en sus municipios, en general han logrado incidir y tener presencia como redes Juveniles.

El proceso continúa, el campamento no es más que el momento de detenerse y revisar el trabajo, logros, dificultades; pero también el momento de adquirir compromisos, plantearse metas y nuevos objetivos para el próximo año. Cada año el compromiso de las y los jóvenes es mayor, hay que construir una Nicaragua mejor y no tenemos que esperar el futuro, porque los jóvenes son EL PRESENTE.